Tendencias clave para fortalecer al pequeño comercio
Reinvención de espacios físicos, adopción de nuevas tecnologías y redefinición de las relaciones con el cliente para tomar impulso y superar los efectos de la pandemia.
14 | SEP | 2021

Acelerada por la pandemia de Covid-19, la revolución del comercio electrónico está a punto de estallar y las transacciones por esa vía no paran de crecer. Sin embargo, el mayor porcentaje de los consumidores sigue prefiriendo comprar en tiendas físicas. Queda claro que el comercio presencial no va a desaparecer.

 

Por otro lado, ya nada volverá a ser lo mismo. Los hábitos de consumo pospandemia son distintos a lo conocido y es hora de resetear, ser rápidos y adelantarse a la nueva etapa. En ese sentido, a continuación se proponen cuatro oportunidades de crecimiento disruptivo.

 

Nuevos retos a los que adaptarse

 

Con el fin de identificar las tendencias y oportunidades que marcarán el futuro del sector, primero hay que observar los desafíos que plantean los nuevos hábitos pospandemia. Algunos de ellos son:

 

La creciente demanda de productos a través de la venta online está obligando a que el retail se transforme digitalmente.

 

El creciente número de plataformas de compra complica cada vez más la relación marca-consumidor.

 

La aparición de marcas Direct to Consumer (D2C) -de venta directa al consumidor final a través de canales online como redes sociales- aleja a las personas de las grandes superficies.

 

Los consumidores, cada vez más conscientes del cambio climático y la problemática medioambiental, exigen más transparencia en la cadena de suministro.

 

Así pues, en base a estos retos a través de los cuales se desvelan cuatro oportunidades de crecimiento disruptivo en el comercio minorista, describiendo formas concretas en las que las marcas pueden actuar. Cada una de estas cuatro tendencias y oportunidades responden a cuatro cuestiones planteadas en torno a cómo hacer frente a estos retos.

 

El cambio al ecommerce redefine el papel de los locales

 

Una nueva era del comercio minorista requiere espacios físicos que sirvan para algo más que para comprar. Las tiendas del futuro revitalizarán las ciudades, impulsarán las comunidades locales y fomentarán la circularidad, pues el modelo de consumo rápido tiene los días contados en este nuevo contexto.

 

Algunos ofrecen al consumidor experiencias fuera de lo habitual. Por ejemplo, las pop-up store estacionales que marcas de lujo llevan a cabo en lugares de turismo exclusivo; “anticentros” comerciales que ofrecen experiencias fuera de lo habitual en sus espacios; o espacios que son tiendas de decoración, restaurante y jardín.

 

Además de estas tiendas experienciales, será importante que el local del futuro sea parte de la solución al problema medioambiental. A medida que la cultura de usar y tirar llegue a su cercano fin, los espacios físicos se transformarán en centros de sustentabilidad. Marcas como Adidas ya están dando vida a este modelo con máquinas expendedoras que aceptan botellas de plástico viejas a cambio de descuentos.

 

La tecnología como parte de la experiencia de compra


La pandemia ha supuesto la aceleración de la adopción de medios digitales, haciendo que hasta un 45% compre más de manera online que antes (según artículos de Google y Deloitte).

 

Los consumidores optan por esta modalidad de compra para evitar establecimientos físicos y porque disfrutan más buscando en internet. Sin embargo, según el informe, la adopción de la tecnología en el comercio minorista se puede aplicar de múltiples maneras para aportar una experiencia de compra fluida y sin obstáculos.


¿Cómo sacar ventaja del ecommerce?


El mercado y el vínculo con el cliente se volvieron cada vez más participativos y comunitarios. Este contexto exige ser protagonistas y tener en cuenta las preferencias de compra de los consumidores, cada vez más socializados.

 

Una de las tendencias más significativas demuestra que las tiendas más grandes dejan de ser la primera opción. Hoy, muchos consumidores prefieren la singularidad de los sitios que ofrecen experiencias y facilidad.

 

De esta manera, cobra relevancia seguir conectado a los consumidores por medio del Social Commerce, pues muchos reconocen que las redes sociales han influido a la hora de adquirir un producto o servicio. Y también se han convertido en un canal de compra habitual.

 

Factores que definirán el nuevo lujo

 

El nuevo lujo estará basado en las tendencias de sustentabilidad y conciencia ambiental, que pondrá los ciclos de vida de los productos en el centro de atención. Mirando hacia el futuro, eco-materiales de primer nivel, rastreadores de autenticidad, productos hechos a mano que unen la moda y la artesanía, y la funcionalidad unida a la durabilidad, definirán el nuevo premium.

 

Fuente: Emprendedores.