Desafíos de las compras híbridas: una visión hacia el futuro
Uno de los efectos de la pandemia fue el incremento de la combinación de los canales on y offline para comprar. Claves a tener en cuenta.
29 | DIC | 2021

Una nueva estrategia digital, un delivery eficiente, nuevas formas de pensar el negocio; recursos humanos capacitados y enfocados en gestionar los datos; y utilizar la información para impulsar la toma de decisiones a velocidad y escala. Estas son las claves que el retail debe tener en cuenta, según un estudio de Accenture, para hacer frente al crecimiento de las compras híbridas.

 

La investigación de la consultora muestra que, este año, la combinación del canal presencial con el digital alcanzará un 57,8%. E identificó cinco claves que el sector minorista debe tener en cuenta para enfrentar con éxito las exigencias que esa situación plantea.

 

Reseteo digital

 

En primer lugar, se debe resetear la estrategia digital. Los retailers deben replantearse la forma de atraer a los clientes, abarcando no solo las transacciones de comercio electrónico, sino que todo el conjunto de capacidades de comercio digital, incluyendo las ofertas de retiro en tienda, el seguimiento de los pedidos y la asistencia post-venta.

 

Los minoristas deben considerar el desarrollo de servicios digitales innovadores, así como la posibilidad de entrar o competir con los mercados digitales. En este reseteo digital se deben impulsar experiencias de cliente hiperpersonalizadas.

 

Repensar el delivery

 

En segundo lugar, recomiendan repensar el delivery: Llevar los productos a los clientes se ha vuelto cada vez más costoso y complejo. Las personas esperan hoy todo: rapidez, comodidad, transparencia y responsabilidad medioambiental y social.

 

Para evolucionar, primero se debe adoptar el análisis predictivo. En lugar de los análisis genéricos del pasado, los minoristas deben utilizar data analytics e inteligencia artificial para predecir la demanda y así encontrar la mejor manera de atender a sus clientes.

 

Así también, se debe repensar el papel del local físico, ampliando o transformando su uso como almacén, darkstores, o lugar de recogida de las compras.

 

Repensar la base de suministros

 

Esto implica centrarse en valor, sustentabilidad, transparencia y seguridad. Para esto, deben reforzar su enfoque de ecosistema. A medida que los proveedores siguen madurando sus operaciones, los minoristas pueden beneficiarse de la colaboración en el desarrollo de productos, la planificación y el cumplimiento, lo que supone un cambio en el valor de los productos, la velocidad y la expansión de los márgenes. Así también, el abastecimiento digital es fundamental.

 

Replantear el talento

 

Es clave capacitar a una fuerza laboral digitalmente madura, con una alta capacidad de gestión basada en datos. A medida que los límites entre el comercio físico y el digital se van desdibujando, el trabajo en el sector se centra cada vez menos en la ejecución y más en la construcción de relaciones con los clientes. Las funciones se redefinirán en torno a la tecnología digital, la mayor automatización, experiencias de compra y la toma de decisiones basada en datos.

 

Resetear los datos

 

Por último, los retailers y fabricantes deben resetear la data. Los datos son un activo estratégico que debe utilizarse para impulsar la toma de decisiones a velocidad y escala.

 

En definitiva, el cambio ya está aquí y el comercio minorista tiene la oportunidad de liderar la transformación del negocio. Estas cinco claves pueden ayudar a comenzar a construir el retail del futuro.


Fuente: Trade y Retail.