El futuro de las tiendas físicas y la digitalización
La tecnología y la personalización son imprescindibles para consolidar experiencias atractivas que estimulen las ventas.
15 | JUN | 2022

La transformación digital revoluciona todos los sectores. El retail no pueden quedarse atrás a la hora de integrar nuevas soluciones para atender las necesidades de los clientes. El comercio atraviesa una digitalización gradual, que repercute en el futuro de los locales físicos.


En un sector que ya estaba en plena transformación, la pandemia acentuó los cambios y aceleró varios procesos de cambio. Las vidrieras digitales y un escenario en el que la experiencia de compra se movía cada vez más entre los entornos online y offline, se han posicionado como tendencias evidentes.


Además, con la pandemia surgió algo que no estaba previsto: el uso de ropa se había limitado a un uniforme diario para estar por casa, por lo que los negocios de indumentaria sufrieron un duro golpe.


Si bien se crearon nuevos patrones, los consumidores también empezaron a echar de menos aquellos en los que se encontraban más cómodos. Por ello, volver a la tienda se volvió una necesidad para los clientes porque querían interactuar directa y personalmente con el producto, la marca y el vendedor.


Algunos desafíos que surgieron en este contexto son: comprender los nuevos comportamientos del cliente, que son cambiantes y volátiles; cumplir con las expectativas del mercado para atraer y retener clientes; plantear si las experiencias en las tiendas deben ser una parte independiente o integrarlas en la tendencia omnicanal dominante; potenciar a los empleados para que brinden una mejor asistencia al cliente y ofrecer experiencias diferenciales; llevar a cabo la digitalización en los procesos internos de la tienda en los que sea posible llevarla a cabo y asumir los costes.


La experiencia física del retail marca la diferencia


Si existe algún factor diferencial en el retail es la experiencia física. La posibilidad de interactuar directamente con el producto no puede ser sustituida por ninguna novedad tecnológica, como la realidad virtual o el metaverso. Otro aspecto diferencial es la atención personalizada gracias a la presencia de vendedores especializados que dan información y consejos al cliente.


Por otra parte, hay factores que disuaden la compra de los clientes, como las largas esperas en la cola, la falta de existencias de los productos o la poca disponibilidad del personal. Estos son los puntos en los que la digitalización puede ayudar a impulsar el retail y ponerlo en la vanguardia de la experiencia de cliente. Utilizar las innovaciones tecnológicas para solucionar otros problemas es la solución por la que pasa el futuro del retail.


La digitalización del retail y la personalización son imprescindibles en la actualidad para que los negocios sigan siendo competitivos, ya que gracias a las nuevas tecnologías lo empleados podrán ofrecer un mejor servicio y los clientes tener una mejor experiencia.

 

Fuente: America Retail.