¿Cómo elegir el mobiliario de un comercio?
Algunos pasos y claves a tener en cuenta al momento de definir el estilo del local.
07 | NOV | 2018

Un local comercial se puede imaginar como un lienzo en blanco y hay que elegir cómo pintarlo. Eso se puede hacer mediante la iluminación, el mobiliario e incluso los propios productos que se comercializan. En este sentido, alguna vez surge la pregunta ¿cómo elegir el mobiliario de mi negocio?

 

La iluminación cumple una doble función: iluminar y decorar. Y tiene que ser acorde con la imagen de marca. En el caso del mobiliario ocurre exactamente lo mismo.

 

En primer lugar, hay que tener en cuenta las dimensiones del local comercial, y las características de los productos que allí se venden. Eso es clave para definir el tamaño de los muebles y elementos que se van a incorporar al espacio.

 

El paso siguiente será definir la disposición del mobiliario. Se diseñará en función del estilo comercial del establecimiento y de los objetivos que se pretendan conseguir. Debe facilitar el proceso de compra del cliente, además de estimular su atención para que permanezca en la tienda. 

 

El mobiliario define la orientación de exposición de la mercadería, además de ser el elemento base que ayuda a constituir la disposición interior del salón de ventas. Además, acompaña el posicionamiento deseado del producto.

 

Cuatro preguntas antes de elegir el mobiliario

 

1.     ¿Qué quiero transmitir con mi comercio? Si comercializo productos de lujo, el aspecto será completamente diferente al de un local de artículos de bajo costo. También dependerá si quiero que mi comercio sea original o tenga la apariencia más neutra posible.

 

2.     ¿Qué colores elegir? Elegir los colores adecuados para la tienda y la correcta tonalidad de los muebles es esencial ya que formará parte de la marca. Además, es un aspecto que regirá el estilo del local.

 

3.     ¿Un mobiliario decorativo y/o funcional? Es importante saber si queremos que nuestros muebles sean decorativos o sean lo más funcionales posibles. Quizás nos interese tener un mueble que almacene todos los productos posibles ya que tenemos un almacén pequeño. O que lo primordial no es almacenar, sino que el mueble sea atractivo y ayude a llamar la atención del producto.

 

4.     ¿Qué material elegir para mis muebles? Pueden ser de madera, metal o incluso tener expositores de plástico o metacrilato. Esto tiene que estar acorde con el estilo de la marca y con lo que se quiere transmitir.

 

¿Cómo elegir el mobiliario?

 

Además de definir el estilo que tendrá el local, hay que pensar en la disposición que habrá en el interior. Esto dependerá de los tipos de productos que se comercializan y de cómo se quiere exponerlos. Se puede elegir entre tres tipos de disposiciones:

 

1.     Perimetral. Sólo se colocará mobiliario de exposición en el perímetro del establecimiento, adosado a la pared. Si el espacio es pequeño, esta disposición genera amplitud y un flujo agradable de circulación de los clientes. 

   

2.     Central. Sólo hay mobiliario de exposición en el centro del espacio. No es el más común, ya que siempre se suelen aprovechar las paredes.

 

3.     Mixta. Es la combinación entre las dos anteriores. Es la más común ya que así se aprovecha todo el espacio para la exposición de productos.

 

Una vez definida la disposición del local, el paso siguiente es elegir los tipos de muebles. Por ejemplo, si queremos exponer productos en las paredes, serán estanterías murales o paneles adosados a la pared, que pueden ser paneles wall o paneles peg board. Por otro lado, si necesitamos exhibir surtido por el espacio del local, podemos elegir expositores de suelo o mobiliario tipo isla.


Fuente: Bolsalea.