Cinco perfiles de consumidor que surgen del ecommerce
Las compras online generan nuevos hábitos de consumo. Cuáles son y qué debe hacer un comercio tradicional para llegar a ellos.
05 | SEP | 2019

La aparición del comercio digital y su rápida adopción por parte de los consumidores ha generado diversas consecuencias. Una de las más notorias es la proliferación de nuevos perfiles de clientes.

 

Conocerlos es clave para diseñar una estrategia comercial que permita al comercio tradicional llegar a ellos de manera efectiva y en línea con los objetivos trazados. A continuación, se presentan los cinco más relevantes:

 

Consumidor más exigente. La información que tiene el usuario es infinitamente mayor que antes de la llegada del comercio electrónico. Incluso si se decide a hacer una compra tradicional en tienda, puede consultar previamente el precio, las características del producto y las opiniones de otros usuarios sobre el producto o la tienda.

 

Su exigencia es aún mayor a la hora de hacer la compra, y los comerciantes deben trabajar para estar a la altura de las demandas de los compradores. ¿Qué puede hacer el comerciante? Implementar una estrategia omnicanal para dar al consumidor toda la libertad posible a la hora de elegir entre canales, plataformas e información necesaria.

 

Consumidor más poderoso. La posibilidad de poder comparar distintas opciones desde su celular le otorga al consumidor un poder del que carecía hace unos años. Ahora puede equiparar precio, prestaciones o características de los productos sin necesidad de moverse del sillón. Esto se convierte en un factor decisivo de compra y repercute directamente en la calidad del ecommerce. ¿Qué puede hacer el comerciante? Mientras más información dé a los clientes, mejor. Siempre serán bienvenidas imágenes, vídeos y valoraciones.


Consumidor más informado. El ecommerce y las distintas regulaciones que amparan la compra online, han facilitado que las empresas expongan con transparencia y claridad las condiciones de compra y políticas de devolución.

 

Así, por lo general, los usuarios ya están más familiarizados con los métodos de pago, las garantías ofrecidas, los gastos de envío, las condiciones de devolución e incluso el tratamiento de los datos personales. ¿Qué puede hacer el comerciante? La honestidad y transparencia son vitales en el ecommerce. Informar sobre las condiciones de compra es esencial, además de ofrecer un servicio excelente y la máxima confianza y seguridad.

 

Consumidor más digital. En los primeros tiempos del ecommerce, muchos consumidores tradicionales eran reacios a la venta online. Pero hoy todo ha cambiado. La aparición de nuevas herramientas y dispositivos más sencillos y accesibles facilitan que el ecommerce y el comercio a través el celular se instauren en el día a día de la sociedad.

 

Hay usuarios completamente digitales que prefieren el click a acudir a una tienda física ¿Qué puede hacer el comerciante? Optimizar la tienda para dispositivos móviles debe ser una de sus prioridades.

 

Consumidor más comprometido. Aunque algunos ven en el ecommerce como un enemigo del comercio local, la realidad es que internet es una herramienta accesible, fácil y potente para llegar a más usuarios. Esto ha propiciado que aparezca un consumidor más comprometido que aboga por dar oportunidad a las pymes online y así incentivar el consumo sostenible y responsable.

 

Fuente: Electromarket.