¿Qué es (y qué no es) la transformación digital del comercio?
Incorporar herramientas tecnológicas sin una estrategia definida deriva en ineficiencia. Te contamos cómo articularlas para que generen los beneficios esperados.
05 | FEB | 2020

La manera en la que las personas usan la tecnología cambia, por eso la transformación digital del comercio es un proceso continuo. No alcanza con crear una serie de perfiles en redes sociales o digitalizar procesos. La renovación es permanente.


Repasamos una serie de herramientas y desarrollos de suma utilidad para el desempeño de un comercio, pero que por sí solos no alcanzan para lograr los objetivos en un contexto de cambio permanente. La clave es que sean parte de una estrategia que los articule.

 

Perfiles en redes sociales

Todavía hay muchos profesionales que piensan que la transformación digital se restringe a tener perfiles en redes sociales o usar tecnología en el local. La gestión profesional de esos perfiles es una herramienta útil, pero no es suficiente para hablar de transformación digital.

 

Se puede trabajar muy bien en la relación con el público objetivo en medios sociales, pero no somos dueños de ese canal. La visibilidad de las publicaciones está supeditada a lo que Facebook, Twitter o cualquier otro decide con su algoritmo. Necesitamos un canal propio en internet, y también ser conscientes de que la digitalización tiene muchas más áreas en las que trabajar.

 

Tener una tienda online

Dar el salto a una tienda online ayudará a que nuevos clientes conozcan nuestro comercio y que los clientes actuales puedan explorar el catálogo y comprar online.

 

Este nuevo canal de venta entraña algunas dificultades. En un negocio pequeño, es clave explorar la relación entre los costos del ecommerce y el valor que aportamos a los clientes o lo que aporta al negocio en términos de competitividad.

 

Marketing digital

Contar con un plan de marketing digital que se complementa con las otras plataformas es un gran avance. Pero esto no es todo. El marketing digital son todas aquellas acciones y estrategias publicitarias o comerciales que se ejecutan en los medios y canales de internet.

 

Por eso, también hay que trabajar para aplicar estrategias de digitalización en la relación con el cliente omnicanal, en la gestión de inventario o en la relación con los empleados.

 

Obtener y procesar datos

Es genial contar con un buen sistema de gestión que aporte datos sobre las ventas, los márgenes o el inventario. Mucho mejor si también se aprovechan los datos de los clientes para conocer cuál es su comportamiento con respecto a nuestros productos.La tecnología de esos sistemas ayudará a recopilar y analizar todos esos datos.

 

Pero para que el proceso sea completo, hay que invertir tiempo en el análisis y la toma de decisiones en base a los datos del comercio. El proceso de digitalización no termina al obtener los datos, sino cuando los usamos para mejorar el negocio o para ofrecer productos o servicios más valiosos.

 

Entonces ¿cómo aplicar la transformación digital en el comercio? Dicen en Microsoft que la transformación digital consiste en reinventar la forma en que unimos personas, datos y procesos para crear valor para nuestros clientes y mantener una ventaja competitiva en un mundo “digital-first”.

 

El marketing digital, la tienda online o los datos son parte de esta transformación. Ahora es necesario unir todos estos recursos en una estrategia, dar sentido al uso de las herramientas tecnológicas y hacer que realmente aporten valor a tus clientes y/o una ventaja competitiva para tu comercio.

 

Desde Think with Google también hacen referencia a la importancia de la comunicación entre los técnicos y las personas que dirigen el negocio. La tecnología inapropiada puede generar problemas de comunicación que derivan en pérdida de eficiencia.

 

En definitiva, en un plan de transformación digital no es suficiente tener una tienda online o contratar a una empresa de marketing digital. Los clientes ya usan herramientas digitales para relacionarse con las marcas y productos. El comercio puede beneficiarse de la tecnología para ser más eficiente, más competitivo y aportar más valor. Tecnología y estrategia deben ir de la mano.

 

Fuente: Doctora Retail.