12 de Octubre: CCA modelo en Mar del Plata
Desde 2013, la UCIP ha puesto en marcha doce paseos comerciales en conjunto con el Municipio. Cuentan con la asistencia de CAME y la FCCA.
25 | FEB | 2019

Con la asistencia técnica de CAME y la FCCA, en Mar del Plata se viene implementando el programa de Centros Comerciales Abiertos (CCA), desde 2013. Lo lleva adelante la Unión del Comercio, la Industria y la Producción (UCIP). El CCA 12 de Octubre es uno de los proyectos desarrollados.

 

Un CCA refiere a una agrupación de comerciantes que se vinculan tanto con el municipio como con las cámaras empresarias locales para potenciar la actividad comercial. Además, apuntan a realizar mejoras urbanas y generar un espacio más atractivo para la movilidad peatonal de residentes y turistas.

 

En Argentina, CAME es pionera en este tipo de proyectos, a partir del Programa de Desarrollo de CCA que comenzó en 2001 a partir de un acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

 

En ese momento, el BID proveyó recursos económicos, mientras que el equipo de CAME brindó la asistencia técnica. Además, la entidad se encarga de acercar el programa a las ciudades del país por intermedio de las cámaras empresarias locales, aunque es también fundamental el apoyo político y económico de los municipios.

 

En el caso de Mar del Plata, su implementación se concretó en 2013 a partir de la firma de un convenio entre el Municipio de General Pueyrredón y la UCIP para desarrollar doce CCA. Algunos con un perfil céntrico y otros de tipo barrial.

 

Desde su lanzamiento, una de las claves fue fomentar la asociatividad entre comerciantes, sustentada por la gestión de los gerentes de cada CCA, además de instancias de intercambio de experiencias y capacitación.

 

Tradicionalmente, el CCA 12 de Octubre siempre tuvo un perfil de centro barrial. Pero por la presencia de comercios de diversos rubros, sucursales bancarias, centros de pago y oficina de correos, se convirtió en el CCA más importante de la zona sur de la ciudad.

 

Los comerciantes de la zona con una opinión positiva acerca del proyecto consideran que el programa de CCA ha logrado integrarlos. En cierta forma ha permitido generar un recurso para hacer frente a la inseguridad, considerada como la principal problemática de la zona. Además, ha favorecido la implementación de algunas estrategias de comercialización, tales como el programa Locos de Re Martes.

 

Otros comerciantes tienen una visión positiva aunque crítica de algunos aspectos, pero reconocen que el programa CCA es de utilidad para el centro comercial, pero que aún hay problemáticas por resolver.

 

Con respecto a la asociatividad, la mayor parte de los comerciantes afirma que se ha incrementado a partir de la participación en las reuniones organizadas en el marco del programa.

Fomentar el trabajo conjunto requiere de un trabajo de coordinación y sensibilización, tarea que fue asumida por los gerentes de cada CCA.

 

Un último punto a destacar es la importancia de generar una imagen unificada del CCA apelando a una identidad que se puede construir a partir de su cultura, historia, atractivos, personas que lo habitan, etc. Como todos los aspectos de desarrollo de un CCA, la clave es la planificación estratégica.


Fuente: La Capital