La tecnología y la experiencia en el local del futuro
Las nuevas herramientas al servicio de las compras configuran la manera en que el cliente recorrerá los locales comerciales.
30 | MAY | 2019

El concepto de customer journey (viaje del cliente), no es exclusivo de los comercios online. En el punto de venta físico también se debe cuidar la experiencia de los clientes, más teniendo en cuenta que los establecimientos siguen siendo los preferidos del público para hacer sus compras.


Conocer las claves para cuidar ese viaje del cliente en el punto de venta físico es fundamental para lograr un posicionamiento acorde al perfil de los comercios del futuro.


Para ello habrá que tener en cuenta que la tecnología juega un papel importante en esa experiencia física, ya que la influencia de los canales online será cada vez mayor en la forma en que se compra en la tienda física. Por eso hay que articular esas dos instancias (la online y la offline), para que se complementen mutuamente.

 

Ingreso al local

Las vidrieras son el cartel que da la bienvenida al negocio, y su digitalización permite analizar el comportamiento del cliente de manera anónima y respetando la privacidad.

 

La conjunción de la Inteligencia Artificial, las pantallas interactivas y los sensores de visión de la tienda se manifiesta en la vidriera digitalizada, que tiene una doble función: por una parte, analizar a los clientes y aprender de ellos para mejorar su experiencia de compra desde el principio y, por otra parte, comunicarse con ellos de manera personalizada y eficiente, ayudando a mejorar su interacción con la marca.

 

De esta manera, la vidriera muestra contenidos personalizados y de manera atractiva, ofreciendo productos u ofertas en función del cliente particular que la esté observando. Y en todos los formatos: texto, imagen, sonido, animación, video, códigos QR… No hay nada como sentir que la vidriera habla mano a mano con el consumidor, aconsejándole e invitándole a entrar.

 

Recorrido por la tienda

Una vez que el cliente se encuentra dentro del establecimiento, la cartelería digital sigue siendo la herramienta clave. En combinación con un motor de Inteligencia Artificial, aprende automáticamente de los clientes y les muestra de manera atractiva y totalmente personalizada los productos disponibles en ese momento.

 

Las personas buscan interactuar con los productos y el retail del futuro les permite hacerlo. Un ejemplo son las estanterías que se activan mediante la denominada tecnología Lift&Learn.

 

Cuando el cliente levanta un producto de la estantería, la pantalla situada junto a ella muestra las características de dicho producto. Si a continuación levanta el producto contiguo, aparece en la pantalla una comparativa entre ambos. Con esta solución interactiva, se facilita la decisión de compra del cliente.

 

Las pantallas inteligentes también muestran otros productos que pueden agrupar con los que están observando, los mismos productos en otros colores, o los más recomendados o más vendidos según el día y la hora. Todos seleccionados tras un análisis de las ventas internas e informaciones externas a la empresa, como las condiciones meteorológicas o el tráfico.

 

También muestran códigos QR cuando los clientes pasan cerca de ellas. Así pueden utilizar el smartphone para escanearlos y obtener más información o servicios que mejoren su experiencia.

 

Pago y salida del local

Una vez el cliente se dirige al mostrador de la tienda del futuro, la presencia de pantallas de cartelería digital disminuye el tiempo de espera percibido, gracias a la emisión de contenidos personalizados.

 

Las pantallas ofrecen unos productos que pueden ser de su interés para una última compra o una breve encuesta de satisfacción. O la opción de pagar a través de la cartelería y de enviar la compra a casa.

 

Cuando el cliente se retira, verá que en la app de su smartphone tiene ofertas y cupones de descuento en artículos con los que ha estado interactuando en su recorrido en la tienda, además de contenido personalizado a través de las redes sociales específicas que más utiliza.

 

En definitiva, se trata de facilitar las compras a través de este canal. El objetivo es asegurar una mejor experiencia de compra de los clientes y un aumento de las ventas.


Fuente: Emprendedores.